Páginas vistas en total

sábado, 13 de mayo de 2017

ROMA

III

Y pensar que sólo he conocido la superficie,
el brillo falso de tus canciones, la suave caricia
que una mano deja sobre otra
cuando llega una visita.
La Roma verdadera se oculta tras esa costilla
que deja pasar la luz
y fragmenta la realidad para que otros la sueñen.
Vieja ciudad que sobrevive a la desidia
de los viajeros, a la vehemencia que sacude
                                                            la belleza.
Dónde están los hombres, las mujeres,
los niños que tejen la vida, y van y vienen
en su quehacer formando la pequeña historia,
la historia verdadera. Qué lejos del ruido
y la algarabía de las plazas, de esta fila esclava
de un horario, y un biglietto, para luego
poder decir que se ha visto esto y aquello.

Y pensar que no habrá día para sentirte
de otra manera y amarte en silencio
como ama el solitario frente a un mar que descubre,
o ante una gran montaña

que aparece sólo para uno, una vez en la vida. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario