Páginas vistas en total

martes, 20 de junio de 2017

A Miguel d´Ors

MANZANAS ROBADAS


Que la tarde, ahora, envejecida,
traiga aquel sabor de las manzanas robadas
en el huerto del cura, las que cogíamos
subidos a las nubes de Santirso,
cuando el sol se desangra
y deja una sombra sobre el valle.

Que la tarde se apiade de aquellos niños
que regresan con el ganado
y abren el establo
y encienden una bombilla
que sigue iluminando el mundo,
las telarañas cada vez más grandes.

Que la tarde sea aquella tarde.
Y nadie olvide aquellos días
en que la vida parecía no acabar nunca,
y la noche era descanso merecido
para seguir soñando, allá,
en lo alto del manzano, entre sábanas
y frutos bendecidos.

Alguien cuida a sus hijos descarriados
y les da más de lo que ellos merecen:
les da la palabra
                            para revivir aquello.


sábado, 17 de junio de 2017

              I

Trabaja tu rostro la soledad
y saca de tus ojos la alegría,

aquella luz.

martes, 13 de junio de 2017

UN JOVEN POETA

Un joven poeta alumbra con sus versos este mundo.
La tempestad y la lluvia son nombres que ha visto dibujados
                                                                             en la piel de otro.
Sus huesos se levantan sin queja
cuando un día la vida tuerce la esperanza
y él se siente orgulloso de cómo responde.
Su voz limpia modula un territorio, un jardín
donde crecen las rosas, aunque diga que sufre el vértigo
por una pregunta de sus hijos
que juegan en la tierra con un rastrillo.

El joven poeta es padre de familia,
cumple con sus muchas obligaciones: la del hogar, y el Estado,
la de aceptar tanta incertidumbre,
la del que se siente extraño
                                                                     por ser distinto,
y escribe con pasión
                                                      sobre las cosas mundanas.


El joven poeta anhela lo que todos hemos querido.
                                                                      
Y es inteligente, sin ella, dice, nadie
puede llegar a ser poeta, y no se esconde.
Esgrime sus argumentos con seguridad y rabia,
pero sabe mostrarse sensible
                                              cuando habla de la naturaleza.
Árboles y plantas llenan sus poemas. Los pájaros viven
felices a su lado.

Un joven poeta, es siempre un alma frágil,
merece todo nuestro respeto.
Que los dioses le den larga vida

                                                 para poder ver sus triunfos.

domingo, 11 de junio de 2017

derrotada memoria de una herida
que no defiende nadie
                              Carlos Sahagún


MIENTRAS

No lo culpes. Por lo que ha de suceder.
Trabaja el tiempo como una rueda,
deshace la materia, mientras creemos
que los sueños nos llevan lejos.
En silencio, van los cuerpos ocupando
su lugar, un paisaje que siempre parece nuevo.
No permanecen los neveros, la  verde piel
se transparenta cuando llega junio,
y las olas van sufriendo hasta llegar a la orilla,
pero nunca regresa aquello
que pensaste tuyo. El amor puede,
si lo cuidas, hacer más dulce la noche
y mover las colinas.
No lo culpes, vuelve tus ojos,
o ciérralos, ante esa oscuridad
que no conoce límites.

Y no lo culpes, por lo que ha de suceder.
Puedes olvidar la herida

                                            mientras sueñas.  

viernes, 9 de junio de 2017

DESPUÉS DE TREINTA AÑOS


Una ciudad de humo, y virutas, casas encendidas,
y azoteas para tender las sábanas,
y un parque con sus mosaicos y su forja,
sus columpios al sol, y un paraíso lejano
lleno de duendes y dragones
y áspera vegetación y recuerdos.
Aquel parque donde las madres llevan a sus hijos,
bajo un cielo de orugas blancas,
volátiles como pájaros que huyen
                                                          de su pasado.

El parasol de los pinos protege las voces,
la algarabía del tiempo que borra la historia no escrita.
Aquí, regreso, a los infiernos de un día
que supura
                        como una herida abierta
y los cirujanos cubren con gasas estériles.


Una ciudad de humo, y virutas,
carne quemada  
                                      después de treinta años.








miércoles, 7 de junio de 2017

AQUÍ, EN VANO.

Aquí. Abrochado al musgo, piedra seca
que conserva aún su vieja piel,
los restos de un pasado que no termina nunca
de morirse.

Aquí, este cielo caído sobre las vías de la tarde,
ocultos los trinos de la vejez  - no sé por cuánto tiempo-
cuando oyes lo que guarda la memoria.

Aquí, en vano, detrás de una razón,
el ladrido de la desesperanza,
y esta fiel renuncia a querer ser otro.

Y el desvelo
                                     por no encontrarte.

lunes, 5 de junio de 2017


LA  SOLDADURA

Aquí, en la carne,
para secar
el río que nace
fuera del cauce
y frenar la herida.

Ahí, en la montaña
que se desangra
y necesita
una venda
                   limpia
como mi mano.

Aquí, en el fuego,
para alejar
                el fuego
del alma.

Aquí y ahí 
la soldadura.